sábado, 5 de junio de 2010

Me gustaría hacerme la sueca, pero....

.... pero de momento vivo en España. Un año de baja maternal, permisos retribuidos, cheque-bebé progresivo, horarios racionales, trabajo por objetivos, etc... Son medidas por las que habrá que luchar, si queremos una sociedad donde pese más lo personal que lo profesional. Será la segunda batalla de esta revolución.
Pero la primera está en nuestras propias mentes. Si trabajamos demasiado y no vemos a nuestros hijos, no podemos culpar solamente al Estado. Porque ya existen herramientas para conciliar: reducción de jornada, excedencias... En Navarra, un estudio reciente revela que un 13 por ciento de la población activa se ha acogido a la reducción por cuidado de hijos, en su gran mayoría mujeres.
El problema es que, hoy en día, estas dos posibilidades suponen un gran esfuerzo. Durante una excedencia, obviamente, no cobras nada, así que esta opción es para los desahogados económicamente o para los que se administran muy bien. La reducción de jornada, en cambio, permite seguir teniendo ingresos. Se pierde sólo lo que se trabaja de menos, y la mayoría de las familias podrían salir adelante con 200 o 400 euros menos al mes. Es cuestión de apretarse el cinturón.
En mi caso particular, tengo una reducción de jornada gracias a la cual puedo disfrutar de mi hijo. Trabajo de 16 a 21 horas y mi marido lo hace de 7 a 3. No necesitamos llevarlo a la guardería, ni
se lo encasquetamos a los abuelos si no es imprescindible. Ahora cobro unos 400 euros menos que antes y hay veces que no llegamos a fin de mes. Pero nos merece la pena.
Otro día me explayaré más con este asunto, porque no se trata sólo del esfuerzo económico, ¿verdad?

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Que suerte teneis de poder reducir la jornada, aunque se reduzan tambien los ingresos. Cuando tuvimos a mi hija, por razones especiales no tuve ni baja por maternidad. Cogí mis vacaciones anuales y luego mi marido las suyas. Despues la dejamos con los abuelos.
Tienes razón de que no es solo un esfuerzo económico. El esfuerzo real es dejar a tu hijp y marcharte a trabajar... aun no sebes la pena que da cuando te dice "mama no vayas a la oficina" y a pesar de todo te vas.

Cristina dijo...

Hola mamá. ¿Qué tal estás? Gracias por apoyarme con tus comentarios. Un beso.

gauluze dijo...

Has pensado en los impuestos de Suecia casi un 50% con eso ya: No Te Haces La Sueca, o Te la Haces y te piras Ahhhh... Es que queremos solo para lo bueno

Anónimo dijo...

El que quiera hijos que se los trabaje,hoy dia que trabaje papá y la mamá a tocarse la pera en casa es cosa de ricos,sino yo misma tendria 6 o 7.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Perdonad, pero creo q hay familias donde trabajar uno solo es realemente imposible y se necesitan dos sueldos en casa, pero muchas veces dejamos a los niños en guardes o con los abuelos solo porque no sabemos acomodarnos a vivir con menos lujos. Que ahora todos queremos vacaciones, cenas de vez en cuando... y demás lujos que nuestros padres raramente se permitieron.

Anónimo dijo...

Y muchas veces con lo que cuesta la guarde, ya igualas a reducir jornada un par de horas la día...

Anónimo dijo...

Nosotros tenemos un hijo de dos meses y nos vamos a marchar a un país centroamericano para poder criarlo junto a nosotros, ya que aqui no es factible sin reducir, y mucho, su calidad de vida, que para nada está asociada al dinero o el estatus, sino al amor y la protección de su madre. Porque hasta que no entendamos que tanto el parto como la crianza son vitales, y mientras no volvamos a poner el valor de la vida en el tope de nuestra prioridad, no levantaremos cabeza, puesto que esta crisis es de valores.

Anónimo dijo...

Tener un hijo es un CAPRICHO. No una necesidad vital. Si no puedes pagarlo no lo tengas.

Cristina dijo...

¡¿Comorrr?!
Por supuesto que para muchos padres y madres sí es una necesidad vital tener hijos.
Afortunadamente, porque si todos pensáramos como tú se acabó la especie.
Lo que no tiene que ser es una obligación.
Respecto a lo que comentas de que es un "capricho", te diré por propia experiencia que no resulta caro. Son mucho más baratos que cualquier piso, y casi todos hemos comprado uno. Sólo hay que renunciar a ciertos caprichos que no son vitales en absoluto.
Sólo nos faltaba que ahora los ricos se quedaran en exclusiva con el lujo de tener hijos. ¡Hasta aquí podíamos llegar!
No dejemos que el dinero gobierne nuestras vidas más de lo que ya lo hace.

Anónimo dijo...

No nos comparemos con Suecia, porque salimos perdiendo en casi todo (no el clima):

1.- La carga impositiva es elevada, hasta un 50%, pero progresiva, carga más las rentas más altas. Y los impuestos son más altos pero también los sueldos, mucho más.

2.- Trabajan menos horas al año que nosotros

3.- permisos de maternidad y paternidad inigualables con prestaciones. Las ayudas en guarderías y lo que viene después nos haría sonrojarnos. Las de maternidad son progresivas.

4.- Nadie te mira mal ni los jefes te cuestionan (en el mejor de los casos) si coges el permiso de paternidad

5.- Te renuevan aún estando embarazada (el 70% de las denuncias en el Instituto de la mujer viene porque hay despidos improdecentes y otras lindezas cuando quedan embarazadas)

¿Sigo? Y SÍ, LA CULPA NO ES SÓLO DEL ESTADO, TAMBIÉN ES DEL PEOR TEJIDO EMPRESARIAL DE LA UNIÓN EUROPEA

Anónimo dijo...

Permiso de paternidad de idéntica duración al de maternidad, sufragado en parte por el Estado (orgulloso estaría de pagar más impuestos si es para eso), y sancionar ejemplarmente a las empresas que despidan sin motivo a quien acabe de tener un hijo.

Para mí, esa es la receta. Este es un problema (sí, lo es: de aquí entre otras causas viene la baja productividad española) de todos, y entre todos deberíamos arrimar el hombro para solucionarlo: empresas, trabajadores y Administración.

Anónimo dijo...

La culpa... la culpa... siempre buscando culpables.

La famosa igualdad parece que va siempre para el mismo lado...

Las mujeres embarazadas son injustamente despedidas para evitar el "engorro" que le supone al empresario la baja por maternidad. Eso de por sí es una actitud mezquina y debe ser erradicada, pero tiene su origen en una ventaja social que tiene la mujer al poder tomarse permisos de maternidad.

Esto no solo inclina la balanza en contra de la mujer a la hora de los despidos, sino también a la hora de fichar. En igualdad de condiciones, un empresario preferirá fichar a alguien con menos ventajas sociales, como un hombre, y se evita de un plumazo futuros conflictos por embarazo.

Equilibra esos beneficios y desaparecerá esa tendencia de fichar hombres en vez de mujeres. La "igualdad", que le dicen, es una vía de 2 sentidos.

La baja por "maternidad" debería poder tomarla tanto el hombre como la mujer, a elección de la pareja. De esa forma un empresario tendría un 50% de probabilidades de fichar a un futuro tomador de baja tanto en el caso de un hombre como en el caso de una mujer.

Por mi trabajo, conozco muchas mujeres que preferirían volver a la oficina inmediatamente (una vez recuperadas físicamente, claro está) después del parto y que sea el hombre que se pida la baja por "maternidad" y se quede en casa.

Anónimo dijo...

A mí me gustaría estudiar otra carrera, tener tiempo para leer, escuchar música, disfrutar de la vida... pero trabajo de 8h a 19h y no me dejan coger jornada reducida porque ese privilegio está reservado a las que tienen hijos. Las personas que hemos optado por no tenerlos estamos condenados a no tener vida propia y a hacer el trabajo de los primeros. Se me ocurre (no se, llámenme rara) que luchemos por unos horarios más justos para todos, y no solo para quienes han tomado una decisión personal en su vida.

Por cierto, en suecia la reducción de jornada se la suelen coger padres y madres por igual. En España solo las mujeres (tú haces 5 horas y tu pareja 8). ¿También queremos hacernos las suecas en eso? Seguiremos a la cola mientras no seamos las propias mujeres las que nos demos cuenta de que la crianza de los hijos (o las labores del hogar) no son exclusividad nuestra.

Anónimo dijo...

Puedes pedir reducción de jornada para hacer cualquier estudio oficial. Infórmate.

Anónimo dijo...

1º: La redución de jornada puede cojerla tanto el hombre como la mujer(art37.5 del estatuto de los trabajores) y no solo por cuidado de los hijos.
2º: Una madre trabajadora tiene que sacar la misma faena que un compañero/a que tiene 8 horas para trabajar, fumar, almorzar, hablar con los compañeros, etc ( yo desayuno, almuerzo y como delante del ordenador porque tengo que salir corriendo, con la hora justa, para recoger a mi hija).
3º: Parte de la culpa es nuestra por no delegar la responsabilidad en los padres.Siempre somos nosotras las que llevamos lo hijos al médico, nos quedamos en casa si están enfermos, tenemos que reducir nuestros sueldos y detener nuestro desarrollo profesional.
4º: Un hijo no es un capricho, es una persona que te aporta riqueza a tu vida y te hace evolucionar. Pobre del que hizo el comentarios, tal vez para su madre , él/ella si que fue un capricho, como si fuese un perro o un coche.
5º: Hoy en día es necesario trabajar porque con el sueldo de uno no se llega a final de mes. Por otro lado , nunca hay que dejar de trabajar, los hijos creces , tienen sus necesidades y despues se van y te quedas sola. Por lo menos el trabajo te da vida.

Anónimo dijo...

¿Y el padre? ¿Por qué no reduce él su jornada? ¿A qué hora llega?

No os engañéis: las mujeres que trabajan a media jornada son las amas de casa de hoy en día.

Cristina dijo...

La baja por paternidad debería ser complementaria (no compartida con la madre) y obligatoria. Así los empresarios no escogerían mujeres para evitar problemas.
A los 3 ó 4 meses lo que necesita un bebé es a su madre, y si está su padre pues más feliz todavía.
Yo me acuerdo cuando mi marido se iba a trabajar a las 6 de la mañana y yo seguía despierta paseando a Leo arriba y abajo en el salón. Me parecía un afortunado, y estoy segura de que el prefería mil veces ir a currar que el "marrón" de calmar a un niño nervioso.
Me encantaría que mi país siguiera los pasos de Suecia pero, mientras tanto, defiendo que hay herramientas suficientes para criar a nuestros hijos como se merecen. ´
Y como delegada sindical que soy, defiendo la racionalización de horarios para TODOS, no sólo para los que son padres.
Pero es que tener un hijo es una responsabilidad mayor que cualquier otra, y por eso la reducción es un derecho de los padres, no en su beneficio sino en el de los hijos.
Y perdona que dude de tus intenciones de reducirte la jornada para otros fines. En un país donde se hacen millones de horas extras sólo para engordar la nómina, no creo que haya muchos voluntarios para cobrar menos.
Yo sí defiendo la jornada de 25 horas semanales, con menos dinero para todos y más tiempo para vivir.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...