martes, 17 de enero de 2012

Las madres que no amaban a sus hijos

Ayer estuve más de una hora en la sala de espera del médico, y me dio tiempo de sobra para observar al resto del personal. Aparte de una pareja tatuada que hacía cosas muy extrañas (me pareció que venían del baño de follar, pero eran tan raros que no sé), había un matrimonio con un hijo.
No sé si es correcto criticar a otras madres, porque parece que me quiero echar flores a mí como criadora suprema. Pero no es eso, en serio. Es que esa señora me cayó fatal y si no escribo esto reviento.

 Os describiré brevemente a los personajes:
El papá de la criatura tiene pinta de gañán, de currela frustrado por algún encargado más cabrón que él, y por supuesto bastante machista.
La mamá tiene pinta de inculta, de haber sido criada con los mismos malos modos que le dedica a su hijo, así que al final de la tarde incluso me daba un poco de pena. Las circunstancias de cada uno pesan mucho, y por mujeres como ésta defiendo que el acceso a la educación y a la cultura tiene que ser universal.
El niño tiene unos 9 ó 10 años. Parece simpático en realidad, aunque en la sala de espera saca lo peor de sí, para fastidiar a su madre, claro.
El que tiene que ir al médico era el papá-gañán, que casi le monta un pollo al doctor porque llevaba mucho rato esperando. Personalidad explosiva, típico machote. Seguro que si no hubiera estado su mujer delante se hubiera callado la boca.
Ella le mira extasiada y le da la razón cuando se enfada. Se tienen el uno al otro, qué bonito. Y mientras, ¿qué hace el niño? No tiene ningún libro, juguete o nintendo con que pasar el rato, así que se dedica a cambiarse de asiento por la sala medio vacía. Los padres no le hacen ni caso y tampoco hablan entre ellos más que para criticar al médico o al niño. "Estate quieto, que te vas a enterar" es la frase más repetida. Si el niño contesta "no me da la gana", la señora mira a su marido y pone los ojos en blanco, como diciendo "ves lo que tengo que aguantar". Ella le echa la bronca al niño ¡para agradar a su hombre! Para que él vea que ella es buena madre y que no se deja "torear". El hombre asiente, como diciendo "así me gusta, nena".
¿Y qué ocurre cuando papá por fin entra a la consulta? Pues que aún me cae peor la mamá. Se pone los cascos para escuchar música, pasando olímpicamente del niño. Cuando éste se vuelve a cambiar de sitio o se pone a dar golpecitos en la silla, aburrido como una ostra, le advierte: "que te estés quieto, que ya te lo he dicho, que te estás ganando una bofetada". El niño contesta con un poco más de chulería que antes, porque no está su padre (que debe ser el que suelta los sopapos de verdad en casa): "no quiero parar". La señora insiste en el mismo mensaje cada cierto tiempo, con la cabeza apoyada en la pared y sin quitarse los cascos. Me da la sensación de que ahora reconviene al niño para congraciarse con las personas de la sala, como antes buscaba agradar a su marido. Por eso, al final, se levanta para cogerlo por el brazo y llevarlo hasta la silla que tiene al lado. Al niño le cae una colleja de propina, pero no le da mucho miedo porque se levanta como un resorte otra vez y se va a la otra punta. Desde allí, sin levantar mucho la voz, le dice "zorra". La madre pone los ojos en blanco, como diciéndonos a todos "véis lo que tengo que aguantar".
Por fin, sale de la consulta papá-gañán. El niño aprovecha la ocasión para tocar las pelotas: "no me pongo el abrigo, no quiero ir ahora a la farmacia"... Se pone impertinente, vaya. Y cuando ya bajan las escaleras, le dice con bastante desprecio a su madre: "y la bufanda me la llevas tú".
Esta escena familiar me hizo reflexionar largamente (lo que hace el aburrimiento, oye). Lo primero que pensé fue "suerte que este niño va al colegio, donde seguro que lo tratan con más cariño que en casa y donde tendrá alguien de quién aprender". Porque está claro que sus padres no le hacen ni pito caso. De sus padres ha aprendido una cosa: que hay que tener contento a papá, no me vaya a pegar, y que mamá no se merece ningún respeto.
Ese niño quiere a su madre, como todos, pero solamente consigue su atención portándose mal (relativamente, que solamente se cambió de silla, el pobre). No conoce otro modo de acercamiento. La quiere ahora, porque es pequeño, pero cuando sea mayor no la querrá más que por obligación.
Lo que más me preocupa de esta historia es la actitud de la madre. Porque padres gañanes que no saben dar cariño he visto muchos, por desgracia. Pero ayer vi claramente una madre que no quiere a su hijo. No le gusta ser madre. Le parece un fastidio. Actúa del modo en el que cree que tiene que hacerlo, tal y como su marido espera, tal y como la trató a ella su madre, seguramente. Es una mujer muy dependiente, que busca todo el tiempo la aprobación de su hombre. Si él le dijera: "vamos a llevar al niño al bosque porque no gano lo suficiente para manteneros a los dos" lo haría sin dudar.
Y me dio mucha lástima, por los tres.

13 comentarios:

estanjana cc dijo...

bueno, no es una escena nueva, he visto muchas, pero a veces me pregunto si "juzgamos" demasiado a la ligera, porque si el sábado pasado me ves sin conocerme con mi hijo igual hubieses pensado que era una amargada o peor, porque me vi en un bar lleno de jóvenes viendo el fútbol y yo sentada en una silla con estanjanito, sí vale, jugamos y hablamos pero el niño tenía el día tonto y yo me agobie un montón. Aunque por lo que cuentas sí parece que no le quería mucho y que es una escena que se repite a menudo en su casa.

Cristina dijo...

Madres superadas, agobiadas, histéricas, somos muchas en un momento o en otro. La indiferencia no es algo puntual, no es algo que te viene de golpe porque estás hasta las narices. Además de que el niño no se estaba portando mal. Cualquier otro, el mío por ejemplo, si lo tienes una hora muerto de asco, te desmonta hasta las sillas.

Mamá (contra) corriente dijo...

Por desgracia, es una escena que se ve con cierta frecuencia. Y uno se va a casa con mal cuerpo porque este tipo de cosas dejan claras las conclusiones que tu has sacado, días malos y agobiantes los tenemos tod@s, pero esto es otra cosa.

Eva dijo...

Hola Cristina! Feliz año, cuanto tiempo sin escribir...
Bueno, yo como el resto, tb voy a entonar el mea culpa. Al final tu blog va a parecer una reunion de alcoholicos anonimos...
En fin, que yo creo que unas de las cosas que mas odio en este mundo es esperar en la sala de espera del centro de salud o del hospital, y ya no te digo nada si la espera la hago acompañada de Leo...
Pero tienes muchisima razon, yo lo veo tambien, hay mucha gente que no ama a sus hijos y seguramente sera porque sus padres no les enseñaron a quererse a ellos mismos, por lo que trasladar ese amor a los demas les es imposible.
Un abrazo!
Eva

Raul Rentero dijo...

yo algo una lectura no sé si equivocada
tengo la sensación de que la gente tiene hijos "porque toca"
igual que se casa porque toca
o estudia esto o aquello porque así tiene que ser
no hay convencimiento en lo que hacemos
de manera que las "consecuencias" de lo que hacemos, en esto caso un hijo, no se está preparado para ellas
un saludo
Raúl
www.maestrazgomagico.com

Nin dijo...

Querida, acabo de conocer tu blog y me ha encantado esta entrada. Es una pena ver cómo algunos padres establecen un muro invisible entre ellos y sus hijos y los perciben como enemigos en vez de como las personas que más les quieren y admiran del mundo.

Algún día mirarán hacia atrás y lamentarán lo vivido. En mi trabajo, cuando va llegando septiembre, suelo escuchar "qué bien que vuelvan al cole, así descanso, que me tienen harta" y no se cortan aunque los nenes estén delante... A una ya le respondí una vez "mujer, ¿y si fuesen ellos los que dicen eso de ti, no te dolería?". No me contestó.

Bueno, pues ya tienes una seguidora más.

Besos revolucionarios,
Lady Vaga.

Gallaecia dijo...

La entrada es un poco dura, sobretodo porque estás prejuzgando a una familia (de la que no conoces sus circunstancias personales o profesionales)haciendo una esepcie de psicoanalisis. Eso no quita que no haya visto situaciones parecidas, pero por la experiencia que he tenido con padres y niños, no se debería decir de nadie que es una mala madre si no sabes mas datos que los que observas, y sobretodo, volvemos a lo de siempre... papas asi hay muchos pero la madre.... la madre siempre es la mala porque total, estamos mas acostumbradas a ver ese tipico rol masculino y no nos planteamos que sea un mal padre.
Y por cierto, una madre es una madre, para lo bueno y lo nefasto. Aunque de mayor pueda afirmar que no la quiere, sigue habiendo un vinculo (porque, como he dicho, es su madre).

Anónimo dijo...

pero esto de preguzgar a la gente que es, la que escribio esto sera super psicóloga para hacer una teoria sobre esta familia que no conoce en lo mas minimo, por sus palabras abria que juzgarle a ella y nos pondriamos a su altura hay un dicho muy sabio que dice dime de que presumes y te dire de que careces....

Anónimo dijo...

Pues, desde mi punto de vista, una escena como la que acaba de describir la autora es una clara muestra de que ambos padres son unos incompetentes en la "materia".

Es una escena aislada, si, lo es. Pero los comportamientos de cada uno de los miembros trasuntan mucho más.

Es evidente que en esta familia no prima el amor, el cariño o el respeto y una escena como la descrita es suficiente para comprender que el niño pasa de los padres, la madre pasa del niño y el padre impone por la fuerza.

Unos buenos padres educan con cariño, amor y respeto. SIEMPRE. Y no amenazan con golpear o imponen de ese modo.

El mundo está lleno de malos padres que a su vez tuvieron malos padres y así va el mundo.

Si toda persona fuese un buen padre/madre que educase a su hijo en el AMOR, con todo lo que eso implica (contención, apoyo, comprensión,cariño, paciencia, enseñanza de valores, etc.) no habría personas frustradas ni personalidades enfermas que causasen daño.

y todo ello lo digo como generalidad, porque es cierto que hay excepciones.

Aplaudo a la escritora por tan buen relato y análisis. Me siento identificada con muchas de las actitudes que mis padres tuvieron conmigo y mi hermana, dejándome, a mí, ya en la adultez, con heridas en el corazón y un enorme vacío en el alma que nadie podrá llenar.

Anónimo dijo...

tengo una madre la cual me odia desde que tengo uzo de rason tengo un hermano enfermo al cual no me deja ver aunque yo sea la curadora.
no solo me odia a mi sino tambien a mi hijo y esde que murio su madre ya hace 6 meses no la veo porque lo unico que hace es agredirnos todo el tiempo y de cualquier manera para mi es una persona enferma

Ashura dijo...

Una buena bofetada a tiempo y el niño hubiera dejado de molestar a los demás. No se si me dan mas asco los padres gañanes o los sobre protectores.

Anónimo dijo...

La madre de mi hijastro no quiere a su hijo. El niño vive con nosotros y jamas se ha preocupado por su salud, sus estudios, sus amigos... Viene a recogerlo un viernes cada 15 dias y lo devuelve el domingo por la tarde, y si puede evitar estar con el wl fin de semana mejor...yo la odio con todas mis fuerzas, porque se dedica a vivir la vida loca y a mi me ha dejado toda la responsabilidad.

Anónimo dijo...

La verdad es que pocos post tan machistas he visto en la vida y más triste me parece cuando lo escribe una mujer, vaya capacidad de criticar y de prejuzgar, así a la ligera a una mujer por que claro del padre aquñi no se habla ni se cuestiona lo buen padre que es ya que has dado por supuesta que toda la carga ha de llevarla ella.
Por tu post puedo "juzgar" que eres una persona controladora y más preocupada por aparentar lo buena madre que eres de cara a la galería que otra cosa, a saber como te comportas de puertas para dentro.

Malos padres hay muchos pero leyendo la situación que planteas a mi la madre me da muchísima pena, presionada por el marido y presionada por el hijo y ella en medio ¿tu crees que alguien se preocupa por ella? yo creo que no

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...