viernes, 18 de junio de 2010

Cenizas

Voy por la calle y me cruzo con una embarazada. No puedo evitar mirar con nostalgia su prominente barriga, cargada de vida y futuro. En ese momento, la mujer en cuestión ¡se enciende un cigarro!
A mí se me cruzan los cables, me acerco hasta ella y le cruzo la cara de un bofetón. "¡Pero qué haces, insensata! ¿No sabes el daño que le estás haciendo a tu bebé?".
Es una lástima, pero esta escena ocurre sólo en mi imaginación. No está bien visto agredir a las embarazadas que en el ejercicio de su libertad escogen joder a sus propios hijos.
Yo también he sido fumadora y no quiero entrar aquí en una guerra de pasivos contra activos. Sólo quiero decir que ME INDIGNA ver fumar a las embarazadas. ¿Es que no pueden pasar sin un cigarro 9 meses de su vida?
Creo que el problema radica en que no son conscientes del riesgo. Si supieran DE VERDAD lo que ocurre dentro de su placenta cada vez que fuman, lo que les pasa a sus frágiles bebés, estoy convencida de que ninguna madre sensata fumaría.
Y como los datos sobre bajo peso y demás enfermedades futuras no hacen mella en sus nicotínicas almas, voy a intentar convencerlas como me convenció a mí el jefe de pediatría de un importante hospital.
Imaginad que vuestro bebé ya ha nacido. El pequeñín llora desconsolado porque tiene hambre, pero decidís ignorarlo. Ya comerá después.
Imaginad que tiene ya 3 años. Hoy hay macarrones, su comida favorita. Llenas los platos de todos, pero cuando ves el suyo lo piensas mejor y le quitas la midad. El niño se acaba su escasa ración y pide más. Le dices que no, que ya llegará la merienda. Tu hijo se levanta triste y hambriento de la mesa. Está cada vez más delgado.
Ninguna madre haría esto, ¿verdad? Ninguna podría mirar a su hijo a la cara y negarle comida cuando tiene hambre.
Pues eso es exactamente lo que ocurre con el tabaco durante el embarazo. La nicotina, el alquitrán y demás sustancias tóxicas llegan por la sangre hasta la placenta. Muchas pasan directamente al feto, pero el mayor desastre se produce en las propias células de la placenta. El tabaco las mata a puñados.
¿Y a qué se dedican esas células placentarias? Pues son las encargadas de que los nutrientes y el oxígeno de la madre lleguen al feto por el cordón umbilical. .
Si tenemos menos células en funcionamiento, al feto le llega menos alimento. Así de simple. Por eso los bebés de madres fumadoras pesan de media al nacer 200 gramos menos que los hijos de madres no fumadoras. Porque los primeros han pasado HAMBRE.
Sé lo que me vais a decir las fumadoras: que el estrés que supone dejar de fumar también es muy malo para el feto, que sólo fumais uno o dos cigarros al día para no transmitirle ansiedad... Entiendo que os aferréis a ese clavo ardiendo, no en vano la nicotina es una de las sustancias más adictivas que existen.
Pero os tengo que tirar por tierra también este pequeño consuelo, porque no es cierto que el estrés sea peor para el feto que la falta de alimento.
Dejar de fumar del todo implica ansiedad durante dos o tres semanas, como mucho. Luego sólo se echa de menos.
Fumar un cigarro al día durante 9 meses supone matar muchas células, y no se van a levantar de sus "tumbas" porque fuméis poco. Las que mueren, muertas están para todo el embarazo.
Así que si queréis cuidar bien de vuestos hijos, apagad vuestro último cigarrillo el mismo día en que confirméis que estáis embarazadas. O antes, si queréis sufrir menos.
Pensad en lo frágil que es un embrión, un feto, pensad en lo precioso que es darle vida y alimento a través del cordón umbilical. Es sangre de vuestra sangre, literalmente.
Visto así, ¿no creéis que es el mejor motivo del mundo para dejar de fumar?

8 comentarios:

Pilu dijo...

Lo normal sería que una mujer que desee tener un hijo dejara de fumar antes de quedarse embarazada. No comprendo a esas mujeres locas por tener un bebé pero que no sueltan el cigarro ni "jartas de grifa". Me da que para algunas, un hijo es un capricho, una moda: lucir barriga nueve meses y lucir muñequita/o otros tantos años, pero luego bien poco se preocupan de las consecuencias de fumar durante el embarazo, de una mala alimentación, de no inculcarle unos buenos valores, etc.

¿Por qué para adoptar se ponen tantas pegas y en cambio cualquiera puede ser padre-madre biológicamente sin ningún tipo de control?

Maria dijo...

Yo he fumado durante el embarazo y para mi, mi hijo no es un capricho, es lo que mas quiero en esta vida, asi que creo que igual que se os respeta, por lo menos por mi parte, a las no fumadoras, tendriais que respetarnos vosotras tambien un poco, porque no sabeis el porque de no haberlo dejado.
Mi hijo esta muy sano.
Un beso Cris.

Cristina dijo...

Hola María. Como ves, yo en el post no he dicho que las fumadoras tengan los hijos por capricho. Lo que sí digo es que las embarazadas que fuman no saben el daño que hacen a sus bebés, porque si lo supieran no lo harían. La finalidad de este artículo, si es que tiene alguna, es que las fumadoras que se estén planteando tener hijos conozcan lo que hace la nicotina para que, llegado el momento, con toda esta información, tengan la fuerza suficiente para dejarlo.
Y sí que respeto a las madres fumadoras, porque el hecho es que aún no os he pegado a ninguna, como fantaseo en mi escrito. Ni siquiera os echo sermones a las conocidas. Pero he empezado este blog para decir todo lo que pienso, sin tapujos. Y confío en que si tienes otro hijo, pienses en estas palabras y decidas libremente no fumar durante el embarazo.
Un beso,
Cristina.

Carlos J. Aple dijo...

#3 Obviamente tienes razón. Pero la ignorancia a veces nos hace cometer imprudencias, no ser conscientes de algo. Imagina que mañana descubres que todas las vacunas que les meten a los niños son perjudiciales. Pero no lo sabes seguro, sólo que alguien te lo ha dicho. Tu ignorancia o no conocer la verdad, hará que perjudiques a tu bebé, tanto si lo crees y es mentira, como si no lo crees y es verdad. De la misma manera la gente no sabe cómo de perjudicial es fumar para el feto. Seguramente pensarán que no demasiado, y por eso no lo dejan. Yo estoy muy preocupado con muchos alimentos que nos venden como buenos. Lo último que me ha llegado es que el Bifidus este de hace depender de esas bacterias y tu cuerpo deja de producirlas. Será verdad? Quien sabe? Yo por lo tanto prefiero hacer yo la comida de mi bebé, con frutas, verduras y carne que yo compro.

aNa dijo...

Yo he sido fumadora, mas de esas que se dicen fumadoras sociales creo… Durante mas de 10años. Y desde el momento en que intuí que alguien se estaba agarrando a la vida dentro de mi, supe que lo único que deseaba era hacerlo lo mejor que supiera. Sé lo que es dejar de fumar una y mil veces, y quizá he tenido suerte porque el embarazo a triplicado mi fuerza de voluntad. También he oído esas teorías de la ansiedad y no creo que sean comparables al daño de un cigarro, creo que debemos creer mas en nuestra fuerza y en nuestros instintos como mujeres, si somos capaces de mil cosas más duras, ¿por qué carajo ponemos tantas excusas con el tabaco? ¿Por qué como fumadoras lo defendemos como si fuera nuestro salvador? Es una elección, estoy de acuerdo, pero no creo que nadie lo haga por el BENEFICIO del bebé, excusas para no dejarlo hay miles. Y lo de que los niños hayan salido bien después de una mama fumadora... pues claro que hay muchos ejemplos! Pero ¿¿a caso una se quiere jugar la salud de su bebe a una lotería??

Cristina dijo...

Ójala todas lo vieran como tú, aNa.
Y sobre lo de los bífidus, Carlos, tampoco me fiaría mucho.
Con eso todavía no hay certezas, pero con el tabaco sí: ES MALO MALÍSIMO para el feto.

LAURA dijo...

Hola a todos, yo estoy embarazada de diez semanas, y desde hace cuatro estoy sin fumar un cigarro, cuándo me enteré del embarazo fumaba de 2 a 3 cigarros al día, pero me empeze a sentir fatal (mentalmente), pensaba la cantidad de guarrería que le estaba metiendo a mi bebe cada vez que le daba un calada, por lo que decidí dejarlo y la verdad es que no me ha costado mucho, sólo hay que tener fuerza de voluntad y las cosas muy claras, con mi primer bebe hize lo mismo pero luego a los cuatro meses de dar a luz volví a fumar, cosa que dudo mucho que se vuelva a repetir, ya que si Dios quiere nacerá en febrero y espero tener fuerzas para no volver a fumar en mi vida.

Cristina dijo...

¡Sigue así, Laura!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...