miércoles, 23 de febrero de 2011

Un parto de ensueño



El mío ha sido un parto de ensueño, literalmente. Esta noche he soñado que volvía a dar a luz (no recuerdo el embarazo) y que era una maravilla.
 Estaba como en una sala con otras parturientas, pero estaba vestida. Con vaqueros, para más datos. Entonces venía una matrona a preguntar qué tal íbamos con la dilatación. Yo me miraba la entrepierna y allí, a través de los vaqueros, se veía claramente que mi vagina era ya como la boca del metro (insisto, a través del pantalón).

Así que me ponía a empujar, ya desnuda. No sentía ningún dolor. Era incluso agradable. Como cuando haces de vientre y te quedas a gusto. Era consciente de los movimientos de mi útero, y guiaba al bebé hacia abajo. En pocos minutos, ya había dado a luz y me encontraba tan bien que me ponía de pie y me iba a casa con el niño.

Bueno, lo del niño es un decir. Porque al principio era como una mosquitilla, de esas que salen en la fruta. Pero a mí no me daba asco, que conste. Era mi bebé. Creo que le daba el pecho y todo.

Poco a poco, el insectillo crecía y se convertía en un bebé normal. No tengo ni idea de lo que puede significar el asunto del bicho, la verdad.

Todo lo demás sí creo saber a qué se debe. Anoche, justo antes de dormir, estaba yo leyendo unos interesantísimos artículos de Casilda Rodrigáñez sobre maternidad y sexualidad. Contaba Casilda que los partos son ahora dolorosos porque nuestros úteros están rígidos. No conocemos nuestro cuerpo, lo ignoramos desde hace siglos. Por eso he soñado con un parto como debería ser (salvo por los vaqueros): una madre tranquila, consciente de su cuerpo, que deja fluir las hormonas y que da a luz con la misma facilidad que otros mamíferos.

Además, varias compañeras han sido mamás estos días, y ver tantas fotos de bebés pequeñitos y preciosos también sugestiona bastante.

El caso es que me he despertado con el instinto maternal por las nubes. Agárrate, marido, que vienen curvas. Sólo espero que mi próximo parto se parezca menos al primero (inne-cesárea) y un poco más al de mis sueños. Sin vaqueros y sin mosquitillos, a poder ser...

PD: Mamá, si lees esto no te emociones demasiado. Creo que esperaremos al verano.

11 comentarios:

Piluca dijo...

Pemán eres una gran escritora porque cuentas unas cosas increíbles. Lo del parto del mosquito es digno de peli underground: simplemente genial. Como tú.

Mami Wendo y Constanza dijo...

jaja un sueño en un aparte chistoso y extraño. Yo también sueño con un parto tranquilo y sin dolor pero mi primer parto ha sido cesarea :D

bydiplodoc dijo...

La verdad es que a mí me cuesta creer lo del parto sin dolor, aunque he visto vídeos de chicas que incluso decían que tenían orgasmos (pero no sé si será verdad, yo no conozco a nadie). E incluso en la Biblia se dice lo de "parirás con dolor"..., y eso que fue escrita hace muuuuuchos años. Pero también te digo que, aunque duele muchísimo, después, cuando te ponen al niño en el pecho, te das cuenta de que ha merecido la pena y, cuando pasan los días, volverías a pasar por lo mismo otra vez, porque las hormonas hacen su efecto y te entra un subidón increíble.

Anónimo dijo...

¡Qué sueño más bonito!

Kxll.

Cristina dijo...

Bydiplodoc, yo también he visto los vídeos de las parturientas en orgasmo constante. Qué envidia. Aunque creo que eso sólo está al alcance de unas pocas. El próximo sueño, me lo pido así...

EVA dijo...

esta claro, el proximo parto en casa! y puedes hacerlo en vaqueros o con un gorro vaquero, no tendras a nadie dandote instrucciones de que ponerte o como colocarte, lo dicho, en casa.

Cristina dijo...

Huy, Eva. Me encantaría grabar la reacción de mi marido si le cuento que quiero parir en casa, con gorro vaquero o sin él. Una vez entrevisté a una madre que había dado a luz en su casa y volví emocionada. Menuda discusión que tuvimos al respecto, y eso que sólo me lo estaba planteando hipotéticamente. Por desgracia, para esto y para muchas otras cosas, somos dos.

Yasmin dijo...

Un sueño curioso, me ha encantado cómo lo has relatado.

vilmati dijo...

Cristina, m ehabía perdido esta entrada! Que gracioso y lindo tu sueño!
Yo tuve 2 de ese estilo. Uno de ellos antes de estar embarazada de Siro, pero ya deseandolo, soñé que paría un bebé, por la vagina. El bebe era varón, y se parecía a hijo de una amiga. Era super chiquitito y a la segunda mirada era mi marido en tamaño pequeñito!
Cuando desperté estaba segura que iba a poder parir a mi proximo hijo y que sería un varón.
El otro sueño fue el dia anterior a que nazca mi hija mayor. Soñé que le daba el pecho y sentía perfectamente cómo ´se llenaban las tetas y cómo era un bebé succionando, aunque nunca antes había amamantado !
cuando mi hija (despues de la cesarea) se prendió al pecho...fué exactamente como la noche anterior lo habia soñado!
Son sueños premonitorios o que tienen que ver con la memoria colectiva o genética...PARA MI ;)
Beso

Cristina dijo...

Qué gracia, Vilmati. Un marido pequeñito como en las películas, jejeje... Está claro que tus sueños tienen más fundamento genético y evolutivo que los míos, porque lo del mosquito no lo encajo por ningún lado. Aunque yo lo quería muchísimo, que conste...

Quiteñabonita dijo...

yo tengo la costumbre de investigar a fondo cuando un sueño me llama tanto la atencion, y no deja de darme vueltas en la cabeza,, pero ese parto de ensueño, sería envidiable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...