miércoles, 16 de febrero de 2011

Comando anti teta

Hoy quiero compartir y denunciar una situación que me relataron ayer. Un compañero estaba el otro día en un centro comercial de Zaragoza, en Gran Casa, cuando vio cómo un segurata reconvenía a una madre que estaba dando el pecho a su bebé en una zona de descanso. Me parece que en este centro hay sala de lactancia, y tal vez la estaba enviando allí. Pero es que esas salas están para las madres que quieren retirarse a dar teta tranquilamente, lejos del mundanal ruido. No funciona al revés, no son espacios donde recluir a las mujeres para que nadie se moleste al verles las tetas.

Yo nunca he entrado en ninguna sala de éstas. No me ha hecho falta, porque afortunadamente no tengo pudor (odiosa palabra inventada por el patriarcado). Yo me saco la teta cuando mi hijo la pide, o directamente me la saca él sin cortarse un pelo. Así esté en el supermercado, en el parque, en el autobús, en un museo o en un bar de tapas. Se la he dado en un avión, en un tren, en un teleférico... sentada en una repisa, sentada en un bordillo, y de pie mientras camino con él en brazos.

La mayoría de la gente no me mira mal, aunque sí se extrañan de ver a un niño TAAAN mayor tomando teta. Pero en general, el ciudadano de a pie me sonríe con complicidad cuando me ve de esta guisa. También hay algunos señores que miran con demasiada complicidad, qué le vamos a hacer. Si se quieren hacer una paja a mi salud, que les aproveche. El vicio está siempre en los ojos del que mira y es algo que no se puede evitar. Si estos guarros vieran tetas por todas partes, si todas las madres alimentaran así a sus hijos como es natural, o bien les daría un síncope porque no darían abasto (guay) o bien les dejaría de excitar (mejor todavía).

Pero los peores son los puritanos, casi siempre en forma de señora algo mayor y con teñido caro. Ésas te miran como si no te vieran, o cabecean, o murmuran con su amiga Puri mientras untan la porra en el chocolate. Esas marujas de carne acartonada, como dice Casilda Rodrigáñez, a las que no han tocado sus maridos hace muuucho mucho tiempo, que no recuerdan o no conocen el placer de amamantar, que por muchas cremas caras que se unten en el cuerpo ya no lo despiertan más. Ésas son las peores.

Ésas son las que avisan al puto segurata de Gran Casa de que hay una indecente con la teta fuera. O peor aún, lo dicen como haciendo una buena obra: dígale a la señorita que hay salas de lactancia donde no la molestará nadie (subtítulo: donde no nos molestará a nadie con su falta de pudor y su sexualidad plena).

Y por supuesto, me dan por saco los seguratas que se piensan guardias civiles y se creen con autoridad para decirle a una madre que no puede alimentar a su hijo cómo y dónde quiera. No sé si es política de Gran Casa o política de segurata inepto, pero no me quedan muchas ganas de volver por ese centro comercial. Aunque creo que sí volveré, y me sacaré la teta en las mismas narices de cada segurata que vea. A ver si alguno tiene los santos huevos de decirme algo. segurata

No respondo, os lo juro. Si algún día me echan de algún lado por dar el pecho, yo no sé lo que hago. Así de pronto se me ocurren varias opciones:

A: Irme avergonzada y sentirme fatal (va a ser que no...)

B: Pedir civilizadamente que me dejen el libro de reclamaciones, hablar con los responsables y hacer una campaña en internet para que no vaya nadie a ese sitio. (parece la opción más razonable, pero...)

C: Disparar un chorro de leche tetil a la jeta del segurata y reirme como los malos de las películas (ésta la podría haber hecho hace unos meses, porque ya no me sale a chorro)

D: Gritar "¡Socorro! ¡Este señor (el segurata) ha intentado meterle mano a mi hijo!

E: Dejarle el niño al abuelo de al lado y darle una paliza memorable al segurata, golpeándolo únicamente con mis pechos. Me lo imagino en plan Kill Bill by a mother.

Bueno, creo que ya se me ha ido la pinza bastante. ¿Qué opción creéis que escogería yo? ¿Y qué hariáis vosotras en esa situación?

16 comentarios:

La chica de las flores. dijo...

Qué bueno... yo también vi esas salitas en Plaza y no les vi mucho sentido, porque hay sitios apartados donde pueden tomar el yogur o ver los dibujos... se sobreentiende eque allí también se puede dar teta, no??

En Plaza vi a mamis dando el pecho donde yo digo, fuera con toda la gente y nadie les dijo nada, menos mal... jiji!!

Besicos, te sigo!!

Yasmin dijo...

Hola. Acabo de descubrir tu blog y me gusta lo que leo pues yo tambien suelo ser bastante rebelde, jejee.

Aquí en Málaga, en un centro comercial el guarda de seguridad increpó a una conocida por amamantar a su hija de 2 meses en una cafeteria. Ella y su marido acudieron a los medios y se organizó una tetada en el centro comercial. Desde entonces, cada vez que hemos querido organizar algo relacionado con la lactancia nos ceden el espacio, jejeee

Besos

LadyA dijo...

Yo tampoco me he encontrado en la situación...pero seguro que si me sucede alguna vez, te aseguro que lio tal pollo que me llevan detenida fijo....

lamamadeunabruja dijo...

A mí nunca me ha pasado nada parecido y la verdad es que no sé como reaccionaría, pero el segurata puede decir lo que quiera que él no es nadie para mandarte a otro lado, como bien dices no es la Guardía Civil, ni es policía ni ninguna autoridad con lo cual si a alguna le sucede que sepa que no tiene porque hacerle caso.

Ana dijo...

Creo que lo perfecto sería una bien hilada combinación entre la opción del chorrazo y la paliza a tetazos...me encanta...

Maria dijo...

Yo estaría entre la B y la C. A mi tampoco me han llamado la atención pero si pasase el espectáculo que iba a montar iba a ser digno de Espana Directo!!!jejeje... Ah y posiblemente el "señor" que mira con deseo tus tetas sea el marido de la vieja tocapelotas!! En fin... Un besazo!!! Arriba las tetas!!! Jijijiji

Yasmin dijo...

tienes un premio en mi blog. besos

Paula dijo...

jajaja, podrian hacer un post de los lugares mas "exoticos", creo q el mio seria en un barco en una cueva, sentada en un tronco en el medio de un parque nacional, y porsupuesto el clasico de pie caminando hacia el transbordador.

Mi hijo nacio en NZ y me toco ver esta campaña que me gusto mucho, les dejo el link para que vean las imagenes que estaban en los espacios de publicidad de locales comerciales, parques, etc.

http://www.inhabitots.com/new-zealand-launches-national-breastfeeding-promotion-campaign/

respecto a las salas de lactancia, yo tb pensaba q eran inutiles para mi, pero hubo un periodo en el cual aun tenia varias tomas diarias pero se distraia facilmente, y en las salas no habia tanta distraccion que lo hiciese descolgarse.

Mamá (contra) corriente dijo...

Si no fueras tu la que lo cuenta, no me lo creería. Veo mujeres todos los días dando el pecho en un montón de sitios y me cuesta creer que alguien pueda llegar a "regañarlas". Me parece prehistórico y fuera de lugar.

Creo que haces muy bien en denunciarlo en tu blog y yo, desde luego, llevaría la queja tan lejos como me fuera posible.

lulu dijo...

hoy estoy guerrera! Si hay que organizar algo se organiza!

Cristina dijo...

Gracias a todas por vuestros comentarios.

Chica de las flores, no sabía que eras de Zaragoza. A ver si resulta que nos conocemos y todo... Las salitas de lactancia de Plaza además son muy modernas, muy fashion, y parecen muy incómodas. Su razón de ser es estar ahí por si alguna madre prefiere estar tranquila y aislada para dar el pecho, o para las que tienen bebés que se entretienen con una mosca, como el de Paula.

Yasmin, gracias de nuevo por el premio. Yo también habría montado una tetada o algo, pero ni siquiera fui testigo directo del asunto. Me alegro de que en Málaga las tetas estéis tan bien ornganizadas...

Lady A, no me cabe duda de que tú tampoco habrías escogido la primera opción. ¡Nos veremos en el cuartelillo!

Mamadeunabruja, se podría hacer otro post sólo de lo idiotas que son algunos seguratas. Se ve a la legua: caminan como si fueran el "cherif" del lugar, y tienen cara de no tener el graduado escolar.

Ana, yo también voto C y D.

María, es muy acertada tu observación. Señora estirada y frígida= marido salido. Al próximo que me mire las tetas le preguntaré: "Tú no follas mucho con tu mujer, ¿verdad?" Jajaja...

Paula, muchas gracias por el enlace a la campaña de NZ. Me ha gustado especialmente. El día que hagan aquí algo por el estilo me echaré a llorar de la emoción.

Mamá(contra)corriente: parece mentira que todavía ocurran estas cosas. Y si no pasa más veces es porque no se atreven, no porque ya se haya normalizado por completo. El mejor modo de cambiar esto es dando ejemplo. Si todas lo hacemos, será por fin algo natural. Y cada vez somos más...

Lulú: cuando quieras la liamos, jeje...

Carmen dijo...

no se que me gusta mas, si el texto de la denuncia o los comentarios, me he reido mucho con la guerrera y con la tetada de Málaga.

bydiplodoc dijo...

Me he reído mucho con tus opciones, sobre todo con lo de echarle el chorro de leche al segurata, a ver si se le va la mala leche y le entra algo de buena.
Por suerte yo no me he encontrado nunca con una situación así, ni me han mirado mal al darle teta a mi hijo en cualquier lugar. Casi al contrario, la gente me felicita, me dice que es lo mejor y cosas por el estilo. No sé si he tenido suerte o es que la cosa está empezando a cambiar.

Ramón Soler dijo...

Hola Cristina,
Nosotros también somos de Málaga, como Yasmin, y acabamos de descubrir tu blog.
Hace falta gente rebelde para remover las conciencias.

Publicamos hace poco una entrada en nuestro blog sobre la lactancia en público y el falso modelo del biberón como algo natural que están recibiendo las niñas actuales (madres del futuro). Las fotos son reales, tomadas por mí. Es tremendo.
http://www.mentelibre.es/?p=972

Un abrazo y enhorabuena por tu blog

Cristina dijo...

Hola Ramón. Me encanta tu artículo, pero no he podido dejar un comentario. No sé por qué, así que te lo dejo aquí por si vuelves de visita. El ejemplo de los orangutanes en cautividad debería convencernos a todos, pero parece que no. Lo mejor es hacer peluches que toman biberón. Es lamentable.
Poco a poco, empieza a triunfar la revolución silenciosa de la lactancia, demasiado despacio para mi gusto, tal vez.
En mi caso, soy adoptada y no me dieron pecho. No he tenido hermanos, mis primos tampoco han tomado teta. Vamos, que no tenía ningún referente. Pero siempre he tratado de cuestionarme el porqué de las cosas, y cuando me quedé embarazada pensé: ¿qué puede ofrecerme el biberón? Valoré pros y contras y resolví que nada bueno: más caro, menos sano, menos cómodo (por mucho que digan). ¿Y entonces por qué lo utiliza la mayoría de las madres? La presión del gran capital es muy grande, como en tantos otros aspectos. Si te paras a pensar, no hay nada como dar el pecho.

EVA dijo...

Cristina, te superas dia a dia, tia estas tremenda!!
Sobre lo que cuentas de Gran Casa me parece raro, yo hasta hace poco era asidua semanal a ese centro, y muchas veces me ha sorprendido ver a muchas madres (aunque he de reconocer que casi siempre solo con recien nacidos) dando el pecho, y nunca nunca he visto que les llamen la atencion.
En todo caso Noemi si que tuvo unas palabras con una camarera de una cafeteria del primer piso, que le recomendo destetar a Mateo!
Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...